viernes, 22 de agosto de 2014

Tarta Nesquik de Fresa por mi cumpleaños - Strawberry Nesquik Cheesecake

Hace unos días que cumplí 39 añazos. A veces me da vértigo pensar en lo rápido que discurren los años sobre todo desde que me convertí en madre. Sin embargo, mi gratitud por estar viva y disfrutar de cada cumpleaños rodeada del calor de aquellos a los que más quiero es infinita. Y, por supuesto, en un día tan especial no podía faltar una tarta no menos especial :) 


Sin demasiadas complicaciones, opté por una tarta de cumpleaños sencilla y de textura suave para la que no se necesita encender el horno, aunque ahora apetezca hacerlo. Las mañanas y las tardes ya corren frescas por estos lares :)


La tarta se la había visto a Laura y estaba deseando a probarla. Mi cumpleaños me pareció el momento ideal :) El Nesquik de fresa es el ingrediente que le da ese bonito color rosado. Además, aporta el sabor a fresa que junto al queso recuerda a los ricos petit suisse que comíamos con tanto placer cuando éramos niños. La tarta es realmente una delicia y os animo a que no tardéis en prepararla porque será un éxito en casa :)


Os dejo con la receta  (molde de 22 cms):

Ingredientes: 

  • 180 gr. de galletas tipo digestive.
  • 65 gr. de mantequilla.
  • 100 ml. de agua.
  • 4 hojas de gelatina.
  • 200 ml. de nata para montar.
  • 400 gr. de queso para untar.
  • 75 gr. de azúcar glas.
  • 100 gr. de Nesquik de fresa.

Preparación:

  • Empezamos dejando hidratar las hojas de gelatina en agua.
  • Ahora, cogemos el molde y si queréis forráis la base con papel de horno. Para mi comodidad, yo lo que hago es coger una hoja de este papel y, como el molde es desmoldable, lo encajo en él. Si preferís, también podéis cortar un círculo de papel de horno con el mismo diámetro de la base del molde. 
  • A continuación, trituramos las galletas y derretimos la mantequilla en el microondas. Mézclamos ambos ingredientes y preparamos la base de la tarta ya en el molde. Una vez esté hecha, guardamos el molde en el frigorífico.
  • Ahora, vamos a preparar la crema. En un cazo, calentamos el agua y, antes de hervir, incorporamos la gelatina ya hidratada. Mezclamos hasta integrar y seguimos incorporando el queso, la nata, el azúcar y el Nesquik de fresa sin dejar de revolver hasta que consigamos una mezcla homogénea. La vertemos sobre la base de la tarta y la dejamos templar diez minutos hasta llevar de nuevo a la nevera mínimo unas tres horas. En mi caso, la tarta la preparé por la noche del día anterior a mi cumple y pasó toda la noche en la nevera, quedando muy rica :)



Espero que os guste la entrada de hoy. Antes de que acabe agosto, procuraré dejaros al menos una recetilla más :) Mientras tanto, a seguir disfrutando del verano como se merece.

Biquiños,







sábado, 16 de agosto de 2014

Al rico helado de chocolate - Chocolate ice cream

Estar de vacaciones la familia al completo es de lo más gratificante. Me encanta disfrutar de este ir y venir sin preocuparse de los rígidos horarios del invierno. Los despertares llenos de risas y cosquillas, las actividades al aire libre, nadar, pasear, andar en bici, las no dietas, los esperados encuentros con personas a las que nos sentimos vinculados profundamente y que no vemos tanto como nos gustaría, infinitos momentos inolvidables... y, por supuesto, ¿qué sería de los veranos sin los helados compartidos?  :)

Pues en este mes de agosto, que ya tenemos mediado (¡madre mía, cómo pasa el tiempo!), no quería dejar de compartir con vosotros alguno de los helados que hemos preparado en casa esta temporada. Riquísimos, deliciosos, irresistibles, nuestra versión casera nada tiene que envidiar a los helados que se compran fuera. Estamos haciendo buen uso de nuestra heladora, ¡sí señor@!



Mi marido ya le tiene el tranganillo cogido a este aparato, jajajaja... Mirad, mirad :))))))


Ahí va la receta:

Ingredientes:
  • 250 gr. de leche.
  • 200 ml. de nata para montar.
  • 2 yemas de huevo.
  • 100 gr. de azúcar glas.
  • 25 gr. de cacao.
  • 100 gr. de chocolate negro fondant.

Preparación:
  • Primero, batimos las dos yemas de huevo junto al azúcar glas y reservamos. 
  • A continuación, en un cazo ponemos a calentar la leche junto a la nata y el cacao. Revolvemos lentamente y una vez caliente pero sin hervir añadimos el chocolate negro fondant en trocitos hasta integrar.
  • Una vez hayamos integrado el chocolate, vertemos las yemas batidas anteriormente y seguimos revolviendo lentamente para calentar pero sin hervir.
  • Dejamos templar la mezcla y luego la introducimos en la nevera donde dejaremos reposar al menos un par de horas. 
  • Preparada la heladera, introducimos la masa y dejamos trabajar hasta conseguir el espesor que deseemos y servir. Nosotros siempre pasamos la masa de la heladera con una cuchara de madera a un molde metálico y lo que nos sobre lo guardamos en el congelador, pero os aseguro que en un día lo comemos todito :))))

Los que no tengáis heladera podéis verter la masa en un recipiente metálico (por ejemplo, en un molde de repostería metálico como señalé antes) e introducirlo en el congelador unas dos o tres horas hasta que endurezca y listo (revolved la masa de vez en cuando para evitar que cristalice). Eso sí, antes de servirlo mejor dejarlo fuera unos quince minutos.


Os aseguro que el helado queda de lo más cremoso. Como no nos gusta demasiado frío, no lo dejamos congelar del todo y no veáis cómo nos pusimos :)

Mi hijo quería compartir con vosotros su segunda ración en el día, jajajajaja.... 



Espero que perdonéis el hecho de que las fotos no se muestren muy cuidadas. La verdad es que simplemente reflejan la tranquilidad y sosiego de unos días en los que sólo importa disfrutar de nosotros mismos sin más expectativas :)

Os deseo a tod@s un muy feliz mes de agosto. Biquiños a montones,

domingo, 27 de julio de 2014

Cereal Doggies Cookies :)

Tal y como os comenté en la entrada anterior, hoy os traigo unas galletas muy simpáticas que han causado furor en casa :) Estas galletas caritas de perrito circulan por numerosos blogs asiáticos e incluso norteamericanos, pero ha sido vérselas a mi admirada Rosa el año pasado y querer prepararlas con muchísimas ganas. 


Esperaba el momento más adecuado para hacerlas con mi hijo. Sabía que podíamos pasar un rato divertido y muy dulce y así fue ¡No me digáis que no son una ternura de galletas! Hasta las fotos han sido realizadas con la colaboración e ideas de mi pequeño ayudante :)


Además de no llevar huevo, la receta original no incluye tampoco como ingrediente el azúcar. Sin embargo, he preferido incluirla tal y como aconseja Rosa, porque me daba la sensación de que las galletas quedarían algo "sosas". Vamos con la receta:

Ingredientes:
  • 180 gr. de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 200 gr. de harina de trigo (si la masa queda algo pegajosa, podéis añadir 25 gr. más).
  • 25 gr. de harina de maíz o maizena.
  • 25 gr. de leche en polvo (que yo tampoco la incluí).
  • 50 gr. de azúcar glasé.
  • Fideos de chocolate para los ojos, gotas de chocolate para la nariz y copos de chocolate del tipo Chocapic de Nestlé para las orejas.
Preparación:
  • Comenzamos precalentando el horno a 180º. Batimos la mantequilla con el azúcar. Una vez integrado éste, añadimos las harinas y la leche en polvo (opcional). 
  • Mezclamos bien y amasamos hasta conseguir una masa compacta.
  • A continuación, formamos bolitas del tamaño de una nuez introduciendo en ellas tres gotas de chocolate. Las aplanamos ligeramente y nos disponemos a decorar orejas, nariz y ojos. Para fijar los ojos podemos utilizar un pincel humedecido con agua.
  • Horneamos durante aproximadamente 12-15 minutos y, una vez horneadas, las enfriaremos en una rejilla hasta disfrutar :)


Hicimos aproximadamente unas veinte galletas y mi hijo dio rienda suelta a su imaginación. Como podéis ver es posible versionar las caritas: con flequillo o más pelito, con las orejitas más pegadas porque según dice mi peque, "este perrito no oye bien" o con manchas tipo dálmata que se comió mi hijo inmediatamente una vez salido del horno. Y es que tenía doble de chocolate ¿os lo podéis imaginar? :P


Espero que os hayan gustado y que no tardéis en prepararlas porque os encantarán y sorprenderán seguro :) Nos vemos en agosto y a seguir disfrutando del verano como se merece.

Biquiños a montones, 


martes, 22 de julio de 2014

Bizcocho de yogur y algarroba- Carob and yogurt cake

El pasado viernes llovió, llovió y llovió. Y un día de lluvia en verano puede ser la perfecta excusa para preparar un rico y sencillo bizcocho con el sabor dulce y peculiar que aporta la harina de algarroba. Ya os hablé de ella aquí y aún tengo pendiente de preparar la "nocilla" de algarroba. 


En esta ocasión, preparé el bizcocho en la panificadora porque encender el horno me daba auténtica pereza, pero la preparación es tan simple como la de un bizcocho de yogur. 


La receta es la siguiente:

Ingredientes (utilizamos como medida el envase del yogur):

  • Un yogur natural.
  • Tres huevos grandes.
  • Dos medidas de harina de algarroba.
  • Un sobre de levadura química.
  • Una medida de azúcar moreno o panela.
  • Una medida de aceite de girasol.

Preparación:
  • Simplemente empezamos mezclando todos los ingredientes. Recordamos haber tamizado la harina y la levadura previamente.
  • Si usamos la panificadora, vertemos la mezcla en la cubeta sin las aspas, encendemos la panificadora y seleccionamos el programa de horneado y de tostado débil. Tiene una hora de duración. Terminado el programa, retiramos la cubeta y desmoldamos sobre una rejilla para enfriar.
  • Si lo hacemos del modo tradicional, simplemente engrasamos y enharinamos el molde a usar, vertemos la masa e introducimos en el horno a 180º unos 35-40 minutos aproximadamente, teniendo en cuenta que cada horno es un mundo.


Espero que estéis disfrutando muchísimo del verano. La verdad es que nosotros no paramos y tengo el blog un poco alejado de los quehaceres diarios. Sin embargo, quiero seguir con mi compromiso de publicar una entrada cada semana. Pronto os enseñaré una de mis últimas galletas, la mar de simpáticas :))

Hasta entonces, ¡feliz semana para tod@s!

Biquiños veraniegos,




lunes, 14 de julio de 2014

Coca de Santa Verónica :)

Ya decía Montse que con esta coca nos íbamos a chupar los dedos y ¡cuánta razón! :) Para los que nos encanta el hojaldre siempre aprovechamos cualquier oportunidad para disfrutar de un buen dulce sencillo, rápido y delicioso. En esta ocasión, me apetecía preparar una coca de hojaldre con chocolate para celebrar mi santo en un precioso día de comida familiar junto al río ¡Qué bien lo pasamos! 


Las cocas son un dulce típico que se consume en Cataluña en la fiesta de San Juan y de las que podréis encontrar múltiples variantes. Dado que en mi casa celebramos el San Juan como se merece y nadie se olvida de esta celebración, este año también he querido recordar mi santo, del que nadie se acuerda, con una Coca de Santa Verónica, jajajaja... y ala, ¡qué a gusto me he quedado! :)))))) Si el caso es encontrar "excusas" para endulzarnos la vida ;)


Es el momento de contaros cómo se hace:

Ingredientes:
  • Dos láminas de hojaldre (las mías del Lidl).
  • Una tableta de chocolate para fundir.
  • 80 ml. de nata para montar.
  • Un puñado de piñones.
  • Azúcar.
  • Leche para pintar la masa de hojaldre.

Preparación:
  • Comenzamos calentando a fuego lento en un bol la nata junto al chocolate. Revolvemos hasta que el chocolate se deshaga y todo esté bien mezclado.
  • Vertemos la mezcla sobre la primera lámina de hojaldre, extendiendo sin llegar a los bordes (dejamos unos dos centímetros por cada lado).
  • Hecho esto, colocamos por encima la otra lámina de hojaldre y sellamos los bordes con un tenedor. Pinchamos la lámina también para que no suba el hojaldre demasiado.
  • Ahora pintamos por encima con la leche y cubrimos con azúcar de forma generosa y con unos piñones al gusto.
  • Introducimos la coca en el horno a 180º y la dejamos hasta que se dore.


¿Qué os parece la foto del corte? Con una modelazo como mi hermana, no podía quedar más maravillosa :) Ahora me queda sólo animaros a probar la receta, ¡no tardéis en hacerlo!! Nos vemos la próxima semana.

Biquiños a montones,





miércoles, 9 de julio de 2014

Pastel de cereza - Cherry jelly cake

Me atrevería a decir que éste ha sido uno de los años en los que más cerezas hemos consumido en casa. Para ello hemos esperado casi al mes de junio, porque las cerezas suelen tener unos precios que se disparan bastante si los comparamos con los de otras frutas. Me atrevería a decir también que, gracias a su disfrute, el verano gana en dulzura y nuestra salud en beneficios :)


Pero, además, este año hemos pasado de comerlas así, tal cual, a convertirlas en protagonistas de alguno de nuestros postres más apetecibles. Y ésto es lo que os traigo hoy, un suave postre con cerezas que espero haga las delicias de quien lo pruebe :) 


La receta la tenía guardada como oro en paño desde el verano pasado. Tomada del blog de Silvia, con pocos cambios ha quedado así:

Ingredientes:
  • Una taza grande de cerezas.
  • 50 ml. de agua.
  • 100 gr. de azúcar.
  • 200 ml. de nata para montar.
  • 100 ml. de leche.
  • Un sobre de gelatina en polvo.
  • Si os apetece decorar el pastel podéis optar por sirope de chocolate, nata montada, caramelo...
Preparación:
  • Empezamos lavando las cerezas y las deshuesamos. Hecho esto, las colocamos en una olla pequeña y vertemos el agua, el azúcar y la gelatina en polvo. 
  • Dejamos cocer la mezcla unos quince minutos aproximadamente, removiendo de vez en cuando. Pasado este tiempo, apartamos y dejamos reposar unos minutos.
  • Ahora, trituramos la mezcla con la batidora y colamos.
  • Aparte en un bol, mezclamos la nata y la leche y. a continuación, incorporamos la mezcla de las cerezas e integramos.
  • Con la mezcla resultante rellenamos el molde o moldes que vayamos a utilizar. 
  • Finalmente, lo introducimos en el frigorífico donde lo dejaremos al menos unas cuatro horas antes de pasar a disfrutar del pastel. 



¿Os ha gustado? Sencillo, fresquito y sin horno, en definitiva, un pastel de temporada :)

Espero veros la próxima semana y, mientras tanto, a seguir disfrutando del mes de julio como se merece.

Biquiños mil, 






martes, 1 de julio de 2014

Tarta de chocolate y queso - Chocolate Cheesecake

Esta semana he hecho muy bien los deberes y es que ¿quién iba a decir que llegaría tan temprano? :))) Esta tarta, deliciosa donde las haya, no deja indiferente a nadie y menos a los amantes del chocolate y, como no, del queso mascarpone. Ahora que estamos en pleno verano, aunque en Galicia no se note demasiado, dejamos el horno descansar como se merece y nos decantamos por postres más fresquitos pero no menos apetecibles :)


Esta tarta ha cumplido dos objetivos al mismo tiempo: celebrar el cumple de mi costillo y el santo de mis dos hombrecitos, San Juan. Sabía que iba a tener éxito desde el momento cero y os aseguro que así fue. La receta original pertenece a la maravillosa Lorraine Pascale, pero esta versión va dedicada a Texy Vera, su versión, para celebrar su vuelta a la blogosfera con su recién estrenado blog Bakelosophy, tras una andadura llena de satisfacciones con su antiguo blog La cupcakeira. Os la recomiendo 100%, así que no tardéis en visitarla, ¡no os arrepentiréis!


Vamos entonces con la receta:

Ingredientes:

BASE
  • 400 gr. de galletas de chocolate.
  • 90 gr. de mantequilla.
  • 50 ml. de leche.
CREMA
  • 50 gr. de azúcar glasé.
  • 600 gr. de queso mascarpone.
  • 150 gr. de chocolate negro.
  • 250 gr. de chocolate con leche.
COBERTURA
  • 80 gr. de nata.
  • 120 gr. de azúcar.
  • 100 gr. de agua.
  • 40 gr. cacao en polvo.
  • 4 hojas de gelatina. 

Preparación:

  • Empezamos triturando las galletas y calentando la mantequilla en el microondas, que una vez líquida, añadiremos a las galletas. Además, poco a poco, incorporaremos la leche hasta conseguir una pasta con la que haremos la base de nuestra tarta en el molde a utilizar (23 cms.). Reservamos en la nevera.
  • Luego, fundimos ambos chocolates.
  • En un cuenco, mezclamos el queso mascarpone y el azúcar. Una vez, éste esté integrado, añadimos el chocolate y seguimos mezclando con una espátula hasta conseguir una crema de chocolate. Esta crema la vamos a verter en el molde reservado sobre la base de galletas y la extendemos hasta que quede una capa homogénea. Volvemos a guardar el molde en el frigorífico.
  • Es el momento de preparar la cobertura. Empezamos hidratando con agua la gelatina en un bol. Mientras, en un cazo vertemos la nata, el azúcar y el agua y calentamos hasta disolver pero sin llegar a hervir. 
  • Poco a poco, añadimos el cacao y seguimos calentando y removiendo hasta mezclar bien. Retiramos el cazo de fuego y dejamos templar unos minutos.
  • Luego, escurrimos la gelatina, la añadimos a la mezcla anterior y disolvemos bien. Esperamos unos minutos y la vertemos en el molde reservado. Dejamos seguir enfriando y disfrutamos finalmente.


¿Qué os parece? Reconozco que esta tarta no es apta para aquell@s que estén en plena "operación bikini", peeero... ¡que nos quiten lo bailao! :)))) Bueno, pues me queda dar la bienvenida a Julio y desearos felices vacaciones a los que estéis disfrutando de unos días de descanso. Por mi parte, espero veros la próxima semana :)

Biquiños a montones,